Crustáceos

Los crustáceos son animales artrópodos que están caracterizados por poseer un exoesqueleto articulado y su tamaño puede ir desde un milímetro hasta cuatro metros de longitud. En la actualidad se evidencian alrededor de unas 6.700 especies vivientes. Asimismo, como todos los artrópodos, estos son invertebrados.

Muchos de los crustáceos son acuáticos y pueden habitar en aguas saladas, como sucede con el Krill. También existen unas especies que viven en agua dulce como el cangrejo de rio y otros que residen en ambas aguas como pasa con el camarón. Hay pocos que son oriundos de la tierra como es el caso de la cochinilla o bicho bolita.

En este sentido, estos animales viven y se movilizan libremente. Gran parte de ellos pueden ser parasitos de tipo isópodos que atacan a peces y a otros crustáceos, por lo que dependen de sus huéspedes (Artystone trysibia) para lograr movilizarse.

Por otro lado, hay una pequeña población de crustáceos que no presentan extremidades y por ende, no pueden movilizarse durante todo su periodo de vida, en esos casos, permanecen adheridos a las rocas de mar, tal como sucede con los animales marinos percebes o bellotas de mar.

Los primeros crustáceos que se registran, de acuerdo a los fósiles hallados, se relacionan con la época cámbrica o cambriana, específicamente en la era paleozoica, hace 540 millones de años.  Este periodo está caracterizado por una verdadera exposición de la vida y proliferación de las especies, entre las que surgieron los primeros artrópodos marinos.

Del mismo modo que los crustáceos terrestres, el éxito evolutivo de esta clase de animales tiene que ver por algunos factores; por un lado, su cuerpo es resistente pero ágil, articulado y con una capacidad de movimientos precisos.

Origen de los crustáceos

Por otro, se debe a su sistema sensorial, que puede ir de uno solo a cientos de ojos diferentes.

Características de los crustáceos

Como se ha venido expresando, los crustáceos son animales que poseen un exoesqueleto o doble esqueleto de quitina que tiene la función de cubrir casi todo su cuerpo y lo protege de los depredadores además de las condiciones climáticas extremas. Cada uno de ellos presenta una fisionomía que se divide en varias partes:

Céfalon o cabeza

En esta región se localiza el protocerebro, los órganos sensoriales, dos pares de antenas, mandíbulas y ojos. La cantidad de estos últimos puede variar de acuerdo a la especie, es decir, algunos presentan un solo par de ojos, mientras que otros tienen varios pares.

Tórax y pereion

En el tórax se perciben los apéndices del animal, estos pueden variar en números y labores. Por lo general, los crustáceos tienen cuatro pares de patas y otro par con una función secundaria, como pinzas o apéndices no destinados a la locomoción.

Abdomen o pleon

La zona baja de estos animales que es la más flácida, es la menos expuesta. Es decir, al ser la que posee mayor vulnerabilidad, suele presentar forma de pala para ayudar al animal a nadar o servir para las funciones reproductivas y excretoras.

De igual modo, tienen un aparato digestivo sencillo y un sistema de excreción mediante una serie de glándulas antenales que son apéndices que se hallan por debajo de las antenas, estas tiene la función de recolectar los despojos y de expulsarlos por los poros.

Sistema nervioso

En cuanto al sistema nervioso de los crustáceos, se puede expresar que es complejo. En otras palabras, trabaja a través de unos ganglios que se fusionan con cada sección del cuerpo. La respiración es por las branquias, por esa razón tienen que vivir en áreas muy húmedas.

Es importante decir que como estos animales poseen una amplia diversidad, hay excepciones en cuanto a las normas morfológicas que fueron detalladas en las líneas anteriores.

Tipos de crustáceos

Existen muchas especies de crustáceos, pero al momento de hablar de su clasificación, en la actualidad se registran siete tipos, los cuales son:

Banchiopoda

Están caracterizados por habitar en aguas dulces. Son animales pequeños, con branquias externas en la zona trasera de la cabeza.

Poseen un caparazón en forma de concha, escudo encefálico, o simplemente, no presentarlo.

Banchiopoda

Remipedia

Se trata de aquellos crustáceos que no tienen ojos. Su cuerpo es alargado y tienen un par de antenas que están dedicadas al sentido olfativo. Habitan en cuevas localizadas en las profundidades de los océanos.

Remipedia

Cephalocarida

Son clasificados como los más antiguos. Viven en el fango y en la arena de las profundidades de los mares. Su tamaño va desde los dos a los cuatro milímetros.

Al igual que el anterior, no poseen ojos y son animales hermafroditas, su alimentación es en base a detritos.

Cephalocarida

Maxillopoda

Se trata de crustáceos con cuerpos muy pequeños, por esa razón su mandíbula y extremidades inferiores están muy próximas. Poseen un sistema nervioso simple y primitivo. Su dieta está basada de bacterias oriundas de materia orgánica en suspensión de la sangre de otros seres vivos.

Maxillopoda

Ostracoda

Son aquellos crustáceos que residen en aguas saladas y dulces. Poseen un caparazón parecido a las ostras. Estos sí presenta ojos y la sensibilidad de estos órganos pueden variar de acuerdo a la especie que se trate, es decir, algunos son foto-receptores, otros termo-receptores y hay casos donde hay mecano-receptores.

Ostracoda

Malacostraca

Esta variedad habita en aguas dulces, saladas y en la tierra. Presentan un caparazón semi-blando y pelos sensoriales que envuelven sus patas. Son animales carnívoros y depredadores, tienden a alimentarse de pequeños moluscos y peces.

Malacostraca

Percebes

Se hace mención de una clase de crustáceos que habitan en las rocas localizadas en las orillas de los mares. No tienen extremidades y viven aferrados en las piedras durante todo su tiempo de vida. Su nutrición está basado de plancton y detritos que consumen cuando se da el proceso de filtración debido al alimento que atraen las olas.

Percebes

Artystone trysibia

Son animales parásitos isópodos que cuando están jóvenes nadan en aguas dulces y cuando llegan a su etapa de adulto, se hospedan en la boca de los peces hasta que consiguen ocupar la cavidad abdominal.

Artystone trysibia

Hábitat de los crustáceos

Muchos de ellos son animales acuáticos que viven en aguas dulces o saladas. Por lo general, se localizan en arrecifes coralinos, enterrados en la arena o en el fondo de los océanos. Muy pocos crustáceos habitan en la tierra como es el caso de la cochinilla de humedad. También hay unas variedades que residen en la tierra pero que requieren del agua para el desove o la puesta de sus crías.

Alimentación de los crustáceos

La alimentación de los crustáceos puede variar de acuerdo a la especie que se trate. La clase más simple es la nutrición por filtración, otros son carroñeros, por lo que se alimentan de restos de criaturas y también están los depredadores activos.

El aparato digestivo de los crustáceos posee un conducto recto y un órgano que tiene la función de triturar la comida para empezar a ejercer el proceso de digestión. Otros tipos de estos animales poseen glándulas digestivas con una representación de espiral que tiene la capacidad de absorber los nutrientes.

Alimentación de los crustáceos

Reproducción de los crustáceos

La reproducción de los crustáceos es sexual y ovípara, es decir, su fecundación es externa del huevo. Hay especies donde su desarrollo es directo, en otras palabras, la cría nace de un individuo ya formado a partir del huevo. No obstante, la mayoría de estos animales tienen un desarrollo indirecto, esto quiere decir que nacen como larvas y van evolucionando en su etapa de madurez.

Muchos crustáceos poseen sexos separados, aunque algunos son hermafroditas (un ser posee ambos sexos). Otras clases cambian su sexo cuando maduran.

Reproducción de los crustáceos

Los crustáceos son animales muy particulares que siempre nos van a sorprender por su anatomía y cada una de las particularidades maravillosas que tienen.